miércoles, 11 de febrero de 2015

Apertura del año académico 2015


Estimados compañeros de camino en  esta gran obra de la educación.

 Espero que hayan disfrutado del cambio de actividad en el periodo de vacaciones y hayan  aprovechado el tiempo para estar con sus seres queridos y compartir en  familia.  El trabajo muchas veces nos absorbe.

En las palabras iniciales que el equipo directivo les ofreció, les invitaban a realizar  un análisis de nuestro quehacer educativo. Ahora quiero hacerlo yo. ¿Qué fortalezas tengo?: Sé esperar, dialogar, doy oportunidad, intento crear un buen clima de trabajo, escucho, intento entender el sentir de los demás, doy pase a las buenas ideas, intento reconocer las buenas acciones de los demás, soy tolerante, democrático… Mis debilidades: No conocerlos a todos, no valorar a cada uno en su trabajo, no enfrentar situaciones difíciles, a veces permisivo, no continuar con la orientación, no hacer caso a las sugerencias, no entablar un mayor diálogo con ustedes, no animar a seguir adelante en medio de las dificultades etc. etc.

Inicio de esta forma, porque ninguno  de nosotros es perfecto y aún tenemos mucho por mejorar, aun con los años y las experiencias vividas. Yo siento que aun con nuestras fortalezas y debilidades que cada uno de nosotros posee, tiene mucho por mejorar y tenemos que trabajar por ello. Una de las cosas que nos está facilitando es el poseer  un sistema de gestión de la calidad por el que  tenemos que escuchar a nuestros usuarios, El año pasado se tomó una encuesta a los alumnos para ver el nivel de satisfacción con sus maestros y hemos obtenido  algunos resultados que  implicarán revisar nuestra acción pedagógica y nuestro quehacer docente. Llamaré a  algunos compañeros para revisar juntos estos resultados y ver qué podemos hacer para mejorarlos.

Una de las orientaciones recibidas a nivel del gobierno general de la congregación de misioneros es que debemos ser una escuela en pastoral. La pastoral en el claretiano no es un apéndice o un agregado más, es un elemento importante de nuestra propuesta educativa, para eso se necesitan educadores evangelizados, que a su vez evangelicen a los demás. Permíteme, meterme en tu ámbito privado: ¿Cómo va tu relación con el Señor? ¿Vas a misa, te confiesas, oras con los tuyos?. ¿Cómo va tu vida como pareja, eres fiel, estás construyendo tu matrimonio?¿Cómo educas a tus hijos? ¿Les haces conocer cuánto Dios los ama, que todo lo que tú tienes lo has recibido de él?. ¿Les enseñas a valorar lo que tienen, a dar gracias?. O a lo mejor eres soltero ¿Cómo vives tu vida?. Tal vez la vives, como que no tienes Dios. ¿Qué proyección tienes, que vocación tienes? La primera labor evangelizadora es la del testimonio, debemos ser testimonio. ¿Queremos que nuestros alumnos oren? Deben vernos orar. ¿Queremos que nuestros alumnos sean agradecidos? Deben vernos agradecidos con nuestros Señor. La Mayoría de ustedes recibió a fin del año 2014 un Diario Bíblico para que puedan encontrarse con la Palabra de Dios y a partir de ella  orar, agradecer, tomar decisiones, corregir, dar una buena sesión de clases, orientar a los padres de familia, darle sentido a su profesión. Muchas veces hemos insistido en que los educadores católicos y claretianos no somos mercenarios de la educación, somos profesionales y mejor aun, evangelizadores desde la educación.

Otra de las orientaciones es que debemos formar un secretariado de Colegios, o equipo de gestión: Este secretariado será el responsable de coordinar, y en su caso implementar, la línea pedagógica, las líneas pastorales, los criterios de selección del profesorado, los criterios de retribución del personal contratado, política de precios, criterios para actividades extraacadémicas y alquileres, además de realizar  estudios de modificaciones y construcción de edificios. Los presupuestos y obras de los colegios habrán de ser supervisados por el secretariado para posteriormente, ser aprobados por el gobierno provincial. Estamos ahora mismo en el proceso de elaboración del nuevo ideario de los colegios claretianos de Perú, para luego dar el paso a un PEI elaborado por el secretariado de educación. Hay que implementar bien nuestro equipo de pastoral del colegio pero también el de todo el personal del Colegio. “Se prestará especial atención a la elección y formación de los profesores de tal manera que sean personas idóneas para asumir los rasgos del carisma claretiano y profundizar en ellos” (Dir 129).

Por último se nos recomendó migrar al Sistema EFQM porque recoge adecuadamente el sistema de valores con el que pretendemos definir nuestra calidad educativa como Colegios Claretianos evangelizadores.

Como ya se mencionó en las primeras palabras de este año académico, iremos haciendo opción por nuestros objetivos de la calidad del presente año, es un reto el seguir mejorando e ir propiciando la mejora continua que ya ha quedado estampada en la última auditoria del 2014.

En el presente año vamos a empezar con un plan de  mejora que el equipo de Matemática y ciencias va a realizar con el fin de mejorar los resultados de nuestros estudiantes. Pienso y veo en comparación de resultados que no estamos mal, pero podemos estar mejor ya que somos una escuela que sabe que puede seguir cosechando mejores resultados y que se vean palpables en exalumnos y alumnos. Quiero desde ya felicitar  esta implementación que tiene que ser medida para ver la mejora. Hay variables que podemos manejar y otras que quizá no, pero lo importante es el trabajo realizado que de hecho nos dará mejores frutos.

Queridos compañeros: Hay pequeñas cosas de nuestra cotidianidad que no debemos olvidar en ese trabajo a veces repetitivo que tenemos, cuidado con mecanizarnos, es imposible hacer lo mismo  y que nos salga las cosas como siempre planificamos, nuestra labor es una labor de movimiento y vida, nada rutinario, todo siempre nuevo, el día de ayer nunca será el mismo de hoy ni del mañana. Tenemos que reinventarnos constantemente, dejemos de tener miedo (aunque a veces no lo reconozcamos)  y haremos grandes cosas. Quiero desear para todos nosotros un año de mucho fruto de mucho trabajo de mucha dedicación donde podamos cosechar lo que hemos sembrado.
Buen inicio, buen trabajo.

No hay comentarios: