sábado, 19 de mayo de 2012

Diario Gestión La magia de ser líder sin tener superpoderes Jueves, 17 de mayo del 2012 Los profesionales incapaces de asumir errores como un desafío pierden su heroísmo. Los auténticos ven en el infortunio una oportunidad. Cuando el éxito y el perfeccionismo ha rondado durante algún tiempo en la vida profesional o personal de los individuos, se crea una percepción de heroísmo o admiración alrededor de ellos. Esto puede traer varias consecuencias, entre ellas, el olvidar que también estas personas tienen momentos de flaqueza y miedos que enfrentar cada día. En declaraciones para Expansion.com , Nuria Sáez, socia directora de la Escuela InCrescendo y coach senior, asegura que “la vida del héroe puede ser maravillosa para los ojos de los demás. Pero también pasa por momentos en los que la duda y el miedo están presentes, en que la superación personal es el único camino para la gloria y donde el miedo está muy presente en su día a día”. Ser el “héroe” de su campo profesional o círculo de amigos trae también ciertas responsabilidades, muchas veces, estresantes. Sáez añade que “muchas personas no ven al héroe. Sólo contemplan sus heroicidades, exigiéndoles más y más actos heroicos, olvidándose de su condición humana”. El riesgo más evidente de esta situación es que el orgullo termine por hacer pensar a esos héroes cotidianos que “son mejores que los demás”. Perfiles Aquellos que viven con un aura de popularidad alrededor entran en una primera categoría de héroe. Paco Muro, presidente de Otto Walter , indica que en realidad la imagen de estos individuos es alimentada por la propia admiración de los otros. “Las personas necesitamos inspirarnos en alguien. Saber que alguien ha logrado lo imposible nos hace creer en nosotros mismos”. El otro perfil, de los discretos, a pesar de no ser famosos son los que de verdad logran que las cosas ocurran cada día: “Es a quien se echa de menos cuando no están, porque es entonces cuando descubrimos lo importantes que eran”. Prueba de fuego Los héroes no mantienen esta condición gratuitamente. Para Ignacio García de Leániz, profesor de recursos humanos de la Universidad de Alcalá de Henares , la adversidad es lo que pone al descubierto la verdadera resistencia de estas personas. “Ante el gran desafío se crecen, dando lo mejor de ellos mismos, y para conseguirlo sacrifican su tiempo, su compromiso, su vida privada… Todo lo entregan al reto profesional que se le presenta”, indicó. Ante todo, lo importante es admitir que los errores son eventos a superar y no motivos para estancarse. Al respecto, García de Leániz advierte que “sólo admitiendo sus errores en tal o cual empresa, proyecto u objetivo, se podrá valorar más lo que de esforzado y meritorio tuvieron sus triunfos anteriores”. El objetivo no es ser reconocido como el invencible dentro tu área profesional o tu vida personal, sino caminar pensando en el éxito cargándose los miedos y enmendando errores con humildad.

No hay comentarios: