lunes, 20 de abril de 2009

HOMILIA PARA LAS CELEBRACIONES DE LA BODAS DE BRILLANTES

Estimados Hermanos:
El Maestro Jesús en la palabra del día de hoy nos deja un claro mensaje de lo que tendría que ser la resurrección para nosotros y es el envío, y la comunicación, y la predicación de este mensaje novedoso.
El discípulo del maestro Jesús no se puede callar y tiene que ir a anunciar la buena noticia a todos los hombres, grandes y chicos, pobres y ricos, ignorantes o sabios. El discípulo del maestro tiene la obligación interior de llevar esta noticia.
Evaluémonos todos lo bautizados que estamos celebrando esta eucaristía si estamos cumpliendo con este anuncio, que bien lo podríamos hacer entre nuestros familiares, en el trabajo, en el barrio y hasta en un centro de diversión.
Nosotros los Misioneros Claretianos hemos entendido este mandato del Señor, ya desde nuestro fundador San Antonio María Claret. El P. Claret pensaba como hacer para comunicar el Evangelio, la buena nueva y el veía en su entorno está necesidad y el mismo pensó en tantas posibilidades de comunicar el evangelio de ser evangelizadores, para ello escribió pequeños opúsculos para que toda persona pueda vivir en la presencia del Señor y también ser un evangelizador.
Cunando nace un Colegio Claretiano nace con la finalidad prioritaria de ser un lugar para la evangelización de las familias, en la mentalidad del fundador San Antonio María Claret la escuela es un lugar apropiado para evangelizar, para dar a conocer al Señor, para formar personas a la altura del Señor, para consolidar las familias, para buscar personas que mas crean en el Señor.
Esta finalidad se mantiene en el tiempo en nuestras instituciones y aquí también en el Colegio Claretiano de Lima que celebra sus 75 años de existencia, quiero traer unas palabras de un Alumno Chales Alcántara que fue alumno en el año 36 y decía de su colegio: “ ¡Arriba el Claretiano! Ya se van engrosando tus legiones, ya se extienden tus regios pabellones; ya tienes tus equipos bien formados; ya tu nombre la fama ha consagrado ¡Arriba el Claretiano!
Con estas palabras de este alumno de aquellos tiempos quiero graficar como el Claretiano ha ido creciendo poco a poco. Dicho sea de paso este alumno creo que no conoció nuestro local de San Miguel. Como muchas de las cosas que poseemos nada es gratuito ni viene gratuito, a costado esfuerzo, sacrificio, dedicación, muchos malos ratos, pero al fin mucho amor para hacer todas las cosas que hoy posee el claretiano.
Cuando comenzó el colegio buena parte de los trabajan en él, eran religiosos, misioneros claretianos, en sus inicios pocos eran los maestros laicos que trabajaban, hoy es otra realidad y todos laicos y religiosos hemos hecho y hacemos grande esta institución, cada uno de nosotros pone su grano de arena en el crecimiento de esta organización que no tiene mas pretensión que la formación integral del alumno y alumna.
¿Qué se han cumplido los objetivos de la Institución? Aunque leyendo las primeras memoria de los directores ellos decían con cierta insatisfacción que si se cumplían pero que todavía faltaba por hacer, esas misma insastifacción hoy la puedo decir pero no puedo de dejar de decir con verdad, que el Colegio Claretiano ha ido creciendo, en su planificación, en sus ofertas educativas, en sus actividades pastorales y misioneras, en su infraestructura. Todo esto ha sido posible en el trabajo mano a mano de directores con su personal docente, padres de familia y alumnos de cada uno de los tiempos.
Una de las necesidades que hoy están por cubrir y creo que es un deseo de los padres de familias que ponen a sus hijos en instituciones de corte religioso y eclesial es que estén sus religiosos siendo parte de su staff de maestros, hoy es verdad de eso adolecemos pero también quiero decir desde aquí, que hoy los papas sienten temor de que sus hijos se consagren a una vida religiosa y algunas veces obstaculizan para que el joven o la joven responda a ese llamado de Dios. Les digo a los papas no pongan obstáculos cuando sus hijos les digan papá, mamá quiero ser misionero claretiano, sino los estimulen y los preparen para consagrarse a una vida misionera. Una institución que da frutos vocacionales es señal de crecimiento y gracias a Dios de estas aulas han salido vocaciones para la Iglesia y particularmente para los Claretianos. Querido Alumno donde tu estudias allí también estudiaron jóvenes que hoy son Misionero Claretianos, a lo mejor Dios también te está llamando a ti.
Otro fruto de nuestro caminar es el agradecimiento que muchos exalumnos tienen con su institución la cual la llevan en el alma y recuerdan sus gloriosos años aquí y como aquello que aprendieron aquí les sirvió para su vida y por eso vuelven agradecidos. Y para nosotros que hoy nos toca celebrar estos 75 años es un impulso y un reto que este mismo sentimiento y valorización se siga haciendo una vez mas para felicidad de los que somos parte de esta institución.Para finalizar quisiera pedir la intercesión de María Santísima para que nos siga bendiciendo en el Colegio y sobre todo llamé algunos de entre ustedes para ser Misioneros Claretianos.

No hay comentarios: